El Escote en el Aumento de Pecho

aumento de pecho antes después

Conseguir un escote natural, bien definido y estrecho es la clave del éxito en el aumento de pecho moderno. Esta clave es la técnica PSI (ParaSternal Infiltration)

Si conseguimos un pecho con una forma volumen y disposición excelentes pero con un escote ancho habremos fracasado. 

La definición y amplitud correcta del escote nos permite conseguir un pecho natural tanto en forma como movimiento. En forma, ya que suaviza la transición del inicio de la prótesis. En movimiento, al permitir realizar un bolsillo más amplio y que la prótesis se desplace hacia la parte externa del pecho al tumbarse, algo de no puede realizarse sin esta técnica puesto que se apreciaría el inicio de la prótesis. 

En el aumento de pecho convencional obtener un escote estrecho y muy complicado y depende de la anatomía de la paciente. Si su escote es ancho se mantendrá ancho y si su escote es estrecho puede mantenerse estrecho o ensancharse en función de sus tejidos. Ello se debe a que existe una delimitación anatómica. La prótesis se coloca debajo del músculo pectoral y este se inserta (une), al esternón. Esta unión no se debe debilitar durante la cirugía y es por ello que la prótesis solo puede colocarse hasta el punto en el que el pectoral se une al esternón. Si la paciente tiene un músculo que se une muy cerca del centro es escote será estrecho, en caso contrario será ancho. 

Este problema llevo a buscar diferentes soluciones. Una de ella era colocar las prótesis por delante del músculo, en plano subglandular o subfascial. Sin embargo, ello condicionaba numerosos problemas. Contractura capsular, debilidad de la piel, ripling, caida del pecho, whaterfall… por lo que se dejó de emplear. 

Otra solución fue el empleo de prótesis de proyección alta. Éstas generan un efecto en tienda de campaña que mejora el escote. Como contrapartida tenemos pechos muy estrechos y que salen mucho hacia delante y marcan redondez en polo superior. 

Finalmente, apareció, hace ya algunos años, la posibilidad de recrear el escote aportando volumen al polo interno de la mama, de forma que conseguimos modelar el pecho y ajustar su forma y proporción creando un escote estrecho suave y natural. Es técnica se conoce como PSI (parasternal infiltration).

La técnica PSI se sirve de las células madre de la grasa corporal. Para su realización efectuamos una mini liposucción de grasa, extraemos las células madre y grasas y las colocamos en el escote. Estas células comienzan a vivir en esta nueva región de forma indefinida y con una leve reabsorción que estimamos antes de su realización. 

La principal contrapartida de la técnica PSI es el tiempo y el coste. Es una técnica delicada que requiere una liposucción a muy baja presión con elementos muy concretos para no dañar las células madre. Asimismo, el proceso de extracción de las mismas requiere incrementa la duración global de la cirugía. 

La técnica permite maximizar y naturalidad de nuestros resultados en aumento de pecho y la aplicamos a todos nuestros casos. 

El escote es un elemento fundamental de la concepción geométrica y armónica del pecho y debemos prestarle la atención que merece. Mediante la infiltración de células madre conseguimos aportar dinamismo y naturalidad por lo que estamos seguros de que se incorporará a la práctica habitual de muchos compañeros en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *