Complicaciones de la Rinoplastia, S. de la Nariz Vacía

rinoplastia valencia

Cuando hablamos de rinoplastia es habitual centrarse en el componente estético soslayando el componente funcional. Sin embargo, en torno a un cincuenta por cien de los pacientes que consultan por motivos estéticos refieren dificultades leves-moderadas en la función respiratoria.

En la nariz encontramos dos estructuras directamente implicadas en la respiración: las válvulas nasales externa e interna que determinan la entrada de aire y los cornetes o turbinas nasales que modifican el flujo aéreo calentando el aire y eliminando impurezas.

La insuficiencia respiratoria viene determinada por una entrada dificultada del aire. El caso más habitual aparece cuando el septo, estructura que separa las fosas nasales, se encuentra desviado de forma que impide la entrada suficiente de aire. Para su corrección requerimos una septoplastia en la que eliminamos una porción del mismo y reanclamos su porción distal. El segundo escenario en frecuencia aparece cuando se produce una hipertrofia de cornetes o turbinas, lo que genera un menor espacio para la entrada de aire. Su mejora se realiza mediante una turbinectomía o turbinoplastia, eliminando una porción del cornete para favorecer el flujo aéreo. Finalmente, la alteración de las estructuras nasales puede determinar el colapso de las válvulas nasales. Esta situación suele producirse de forma iatrógena tras rinoplastia cerrada, si bien puede o abierta con resección excesiva de cartílago siendo la forma de corrección realizar una rinoplastia secundaria con injerto costal o auricular.

Cuando realizamos las cirugías de corrección de dificultad respiratoria podemos encontrarnos complicaciones generales de la rinoplastia, así como algunas más específicas como la deformidad en silla de montar o el síndrome de la nariz vacía.

La deformidad en silla de montar viene determinada por una sobre resección de cartílago o por una incorrecta reubicación del cartílago superior o triangular tras la resección de la giba dorsal. La sintomatología más frecuente aparece relacionada a nivel estético con una diferencia marcada entre el dorso óseo y el cartilaginoso. Para su corrección empleamos injertos costales o auriculares para recrear el soporte del cartílago.

El síndrome de la nariz vacía se da en el contexto de la turbinectomía o turbinoplasia. Esta patología aparece tras la resección de cornetes cuando esta condiciona una atrofia mucosa. La sintomatología clásica incluye sequedad nasal, irritación, anosmia o dificultad en el olfato. Su diagnóstico es clínico y únicamente se puede asociar a la realización de resonancia magnética en la que se aprecia una atrofia mucosa o exploración nasal mediante fibroscopia, su aparición suele darse transcurrido un mínimo de seis meses desde la intervención merced a un cambio en las células mucosas (metaplasia) si bien es más frecuente que los síntomas se inicien transcurrido un año como mínimo.

Para el tratamiento del síndrome de la nariz vacía disponemos de opciones paliativas, a saber: lavados nasales, empleo de aerosoles hidratantes, ácido hialurónico en forma de gel nasal, u otros con el denominador común de tratar de aumentar el nivel acuoso en la nariz. En caso de tratamiento definitivo existen diferentes opciones, si bien ninguna de ellas es completamente exitosa. El objetivo del mismo es restaurar un cornete funcional mediante una estructura creada en la cada interna de la nariz. Para ello podemos servirnos de injerto costal o auricular así como de prótesis de silicona si bien su uso no es aconsejable por su posibilidad de rechazo.

En la rinoplastia el aspecto funcional es vital, no podemos conseguir una nariz estéticamente perfecta, natural y armónica si no conseguimos que sea funcional. Para ello el empleo de la rinoplastia abierta, especialmente asociada a ultrasonidos nos permite una visualización completa de las estructuras nasales y mantener su integridad para buscar un resultado excelente funcional y estéticamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *