Cómo elegir la Prótesis de Pecho

aumento de pecho clinica noval

Una de las dudas más frecuentes cuando una mujer valora un aumento de pecho es qué prótesis elegir. Esta duda, que, inicialmente, parece de sencilla respuesta, envuelve toda una serie de variables que determinarán la prótesis idónea para cada paciente. 

Ciertamente cada paciente debe recibir información sobre los diferentes tipos de prótesis en cuanto a características: lisas, rugosas, de suero, de gel de silicona, de baja o alta cohesividad, así como sus ventajas e inconvenientes, tipo de resultado que se obtendría con su uso, etc. Sin embargo, la decisión debe ser conjunta, entre la paciente y su cirujano. 

En cuanto a volumen, proyección, y otros parámetros métricos es mucho más interesante que la paciente vea diferentes casos y oriente al cirujano sobre sus gustos personales y sea el cirujano el que decida el volumen idóneo. Cuando la paciente trata de elegir el volumen de su prótesis en base a otros casos, otras pacientes operadas, amigas, etc. es probable que fallemos en la elección ya que dos prótesis iguales en dos pacientes de complexión y pecho similar no tienen que resultar en dos resultados similares, debido a las diferencias en su musculatura, densidad mamaria, orientación de las costillas y tipo de piel. 

Respecto a los diferentes tipos de prótesis, en cuanto a su cubierta las diferenciamos en prótesis lisas, rugosas y de poliuretano. Las rugosas poseen un capa externa genera por impactación de microcristales que genera mayor adherencia a los tejidos, al tacto sí que percibimos su presencia y su indicación es la colocación por delante del músculo o cuando empleamos volúmenes muy elevados retropectorales. Las prótesis de poliuretano son similares a las rugosas pero poseen una cubierta porosa donde penetran los tejidos adyacentes estando indicadas en casos de contractura capsular repetida. En el caso de las lisas tienen una cápsula más homogénea y que no se percibe siendo mucho más blandas al tacto y permitiendo un movimiento más natural. Asimismo destacar que los casos encontrados de linfoma anaplásico asociado a prótesis de mama se han dado esencialmente en paciente con protesis rugosas o de poliuretano y no con prótesis lisas.

Cuando analizamos el interior de la prótesis encontramos prótesis de suero, que presentan la desventaja de que requieren estar complenamente replecionadas de forma que no varían la distribución de su contenido en función de la posición del paciente y el problema de la pérdida de suero a través de su válvula, son de elección vía axilar ya que presentan la ventaja de poder colocarse deshinchadas.  Por otro lado encontramos la prótesis de pecho de gel cohesivo de silicona, estás prótesis están formadas por moléculas de silicona unidas entre sí de forma que incluso ante la rotura no se produce salido de líquido siliconado como sí ocurría con las prótesis de silicona clásicas. Su ventaja principal es que su movimiento es más natural y no requieren replección completa de modo que según el tipo de prótesis tenemos mayor o menor porcentaje vacío por así decirlo que permite el movimiento del restante según la posición de la paciente y sus movimientos. 

Analizando la forma encontramos prótesis anatómicas, es decir con que vienen con una forma dada, y prótesis redondas las cuales tienen un punto de máxima proyección central. La indicación principal de las prótesis anatómicas viene dada para reconstrucción mamaria o para colocación por delante del músculo así como para pacientes que buscan volúmenes muy elevados dentro de la naturalidad y su principal desventaja que siempre deben ser rugosas y el porcentaje de rotación de la prótesis. En el caso de las prótesis redondas es el cirujano el que da la forma la mama mediante la cirugía. Dentro de ellas aquellas con mayor proyección marcarán más el polo superior y darán una mama más saliente del pecho mientras que las de menor proyección proporcionan una mama más plana y natural con forma anatómica al colocarse debajo del músculo. 

En cuanto al volumen debe ser el cirujano el que dirija a la paciente entre diferentes casos similares al de la paciente para siendo conocedor de sus deseos terminar la elección en quirófano al comprobar el estado real de los tejidos, siendo muy frecuente que se soliciten para cada paciente tres o cuatro volúmenes protésicos diferentes y decidiendo el idóneo para los deseos de la paciente en quirófano. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *